Archivo Histórico



RESPONSABLE DEL ORGANISMO:
Pbro. Lic. Gustavo Watson Marrón



HISTORIA

La Iglesia Católica y la conservación y difusión del patrimonio artístico e histórico
 
Las comunidades que han conformado a la Iglesia Católica han adoptado, en diferentes lugares y tiempos, variadas formas de expresión de su vivencia religiosa. Las instituciones creadas por la iglesia cuyas necesidades y administración han creado a lo largo de siglos un basto patrimonio artístico e histórico. Entre estas se encuentran las diócesis, catedrales, colegiatas, santuarios, parroquias, conventos para varones y mujeres, seminarios, colegios, hospitales, universidades, misiones, cofradías. La administración de las dependencias eclesiásticas y el auxilio del arte como manifestación de sentimientos religiosos ha dado lugar a la formación de importantes repositorios documentales, bibliotecarios y obras de arte desde inmuebles hasta pintura, escultura, música.

Tal patrimonio constituye una gran riqueza para la Iglesia Católica, pero también representa una gran responsabilidad dada su conservación y difusión.

No deja de ser una responsabilidad grata cuando estos acervos constituyen un creativo vinculo institucional con los medios de investigación universitarios y académicos. La necesidad de conservar el patrimonio de la iglesia siempre ha estado presente en la preocupación de la Iglesia y de la curia romana, pero ha recibido un impulso particular con la creación de una dependencia especializada en dictar lineamientos para la conservación y difusión que es la Pontificia Comisión Para la Conservación del Patrimonio Artístico e Histórico. Diversas han sido las cartas que intentan descubrir y alentar a la conservación del patrimonio documental y artístico de las iglesias locales y distintos países, dirigidas a Universidades Católicas, comunidades religiosas, conferencias episcopales y seminarios conciliares diocesanos.

El resguardo documental en el arzobispado de México y fuera de este sigue los lineamientos de la carta dirigida a los archivos históricos de las diócesis. Estos tienen la misión, por la capacidad de sus recursos, de ser agentes para motivar y coordinar trabajos de protección y difusión de los sistemas bibliotecarios y de archivos históricos eclesiásticos. Dentro de las funciones del AHAM se encuentra la labor de asesoría para la conservación y catalogación de acervos históricos pertenecientes a toda institución eclesiástica que lo requiera. La elaboración de inventarios y guías constituye el primer esfuerzo a favor de la conservación de los acervos y que permite conocer los fondos eclesiásticos. El AHAM ha colaborado con las arquidiócesis de La Habana y de Oaxaca con el logró de buenos frutos como la publicación de instrumentos de consulta. La Asociación Histórica Tavera publicó la Guía e inventarios del Archivo Histórico del Arzobispado de La Habana Cuba y el Archivo General de la Nación la Guía de Archivos Eclesiásticos del decanato oriente de la arquidiócesis de Oaxaca. Cabe mencionar que la colaboración entre instituciones privadas y del sector público ha sido esencial para el éxito de los proyectos por la reunión de recursos materiales y humanos.

La incorporación de medios electrónicos es una innovación que propone nuestra institución, a través de la digitalización de los fondos antiguos para su posterior consulta y reproducción. La imagen digitalizada de los documentos se convierte además en una norma de seguridad con la cual las instituciones pueden reclamar papeles extraídos ilícitamente de sus fondos.

A estos esfuerzos se suman, en la Arquidiócesis de México otros dos archivos ya funcionan con consulta al público el Archivo del Cabildo Catedral Metropolitano, bajo la acertada dirección de padre Luis Ávila Blancas y el cuidado del licenciado Salvador Valdez, y el Archivo Histórico de la Basílica de Guadalupe cuya clasificación se encuentra en proceso bajo la rectoría de monseñor Diego Monroy Ponce.

SERVICIOS:

  • Consulta de acervo documental
    La consulta de los Fondos está abierta a los investigadores hasta el año de 1936.  Este año marca el final de la gestión episcopal de Pascual Díaz Barreto.

        Se cuenta con una biblioteca de referencia.
        Consulta técnica.
        Asesoría gratuita sobre conservación y restauración de material de acervos históricos a instituciones religiosas y diocesanas.
  • Reproducción
        Sólo se permite la fotocopia del material bibliográfico, hemerográfico y documental a partir de 1908 si las condiciones del mismo lo permiten.
        El archivo posee microfilmes de los libros sacramentales (siglo XVI-XX) de algunas parroquias de la Ciudad de México que pueden ser reproducidos en fotocopia.
        Las imágenes digitalizadas de documentos comprendidos entre 1532 y 1821 pueden ser adquiridas por los investigadores a través de Disco Compacto con un costo de 5 pesos por cada imagen
  • Fondos documentales
    El actual acervo contiene tres archivos procedentes de distintas instituciones y que constituyen los Fondos, a saber el de expedientes generados por dependencias del cabildo catedralicio metropolitano de México, el Juzgado Eclesiástico de Toluca y de las Curias o Cámaras de gobierno de los arzobispos.



El volumen documental que generó la actividad administrativa del cabildo catedralicio de México se puede dividir en dos grandes apartados, a saber los papeles de la Secretaría Capitular y los de la Haceduria de Diezmos. El AHAM conserva gran parte del repositorio de esta última que estuvo bajo el resguardo de canónigos nombrados ex profeso como jueces hacedores. Las funciones de estos jueces fueron la supervisión de la recolección de diezmos y su distribución así como cuidar de la administración de otros ramos de ingresos (obras pías fundadas con capitales o donaciones de casas) y dependencias de la catedral, por ejemplo, la biblioteca. Distintos papeles de la administración catedralicia fueron reunidos en el repositorio de la Haceduría bajo la paradójica calidad de papeles viejos en bodega y memoria jurídica de la corporación.

Así distintos archivos fueron almacenados a través de los años pertenecientes a la fábrica material, notarios de diezmos, administradores de obras pías, mayordomos, agentes de catedral en Madrid, agentes de comisiones especiales (la recolección de limosnas para la canonización de San Felipe de Jesús por ejemplo) o el cobro del subsidio eclesiástico de finales del siglo XVIII y principios del XIX. A este proceso sumamos traslados involuntarios de los archivos por razones extrainstitucionales que confundieron aun más los legajos originales. La mayor parte de los documentos de este Fondo pertenecen al siglo XVIII y, ya en menor cantidad, a la primera mitad del siglo XIX. En la segunda mitad del siglo XIX la administración del diezmo recae en los arzobispos y su pago se ha dejado bajo la conciencia de los fieles.

El segundo acervo documental que posee el AHAM es el de papeles generados por el Juzgado Eclesiástico de Toluca. La administración de las parroquias no sólo se constreñía a lo sacramental. También el orden y vigilancia de costumbres eran funciones de los jueces eclesiásticos. En algunas parroquias los curas de almas eran nombrados también jueces de cierta jurisdicción que en ocasiones abarcaba parroquias de menor feligresía y recursos. El caso de Toluca es particular: la parroquia, que escapo a los procesos de secularización de doctrinas, fue administrada por padres religiosos de la orden de San Francisco mientras que el juez eclesiástico siempre fue un clérigo secular nombrado por el arzobispo. Toluca posee otro tipo de peculiaridades, la dinámica demográfica del valle hizo que este juzgado tuviese una importancia mayor a la de otros juzgados eclesiásticos parroquiales. Incluso se le llegó a denominar curia eclesiástica de forma similar a la que rodeaba al arzobispo en la ciudad de México. La mayor parte de los documentos de este Fondo pertenecen al siglo XVIII y, ya en menor cantidad, a la primera mitad del siglo XIX. Al parecer estas judicaturas corporativas se encuentran bastante restringidas por leyes liberales y en franca desventaja frente similares seculares.

El tercer fondo documental es el que propiamente pertenece a la gestión episcopal. Esta compuesto por los archivos de las distintas dependencias que conformaron la sagrada mitra, también conocida como curia o cámara de gobierno arzobispal. La conformación de las cámaras de gobierno varia entre las distintas diócesis. El gobierno del arzobispado de México descansó en una Secretaria arzobispal, un Provisorato o juzgado para seguir causas contra españoles y eclesiásticos, un Juzgado de Testamentos, Capellanías y Obras Pías y un Provisorato de Indios y Chinos. Gran parte de los archivos fueron extraídos por oficiales de la secretaria de hacienda una vez que Juárez pudo vencer a la facción conservadora y desamortizar de forma definitiva los bienes y capitales eclesiásticos.

La separación de Estado e Iglesia se había dado con el fin de terminar las responsabilidades del gobierno en la defensa del cobro del diezmo y sujetar a los ciudadanos a tribunales corporativos. Las curias disminuyen sus actividades ocupándose de los asuntos administrativos y legales indispensables hasta desaparecer dependencias y funcionar solo las secretarías arzobispales y el provisorato. El primer acervo episcopal con esta nueva fisonomía que conserva el AHAM es el de Pelagio Antonio de Labastida y Dávalos (1863-1891). Los archivos episcopales de los sucesores de Labastida y Dávalos se han conservado casi en su totalidad la del arzobispo Próspero María Alarcón y Sánchez de la Barquera (1892-1908), José Mora y del Río (1908-1928) y Pascual Díaz Barreto (1929-1936). Los investigadores pueden tener acceso a la consulta hasta el año de 1936, fecha del fallecimiento del arzobispo Díaz Barreto.


CONTACTO:

Lic. Marco Antonio Pérez Iturbe
Teléfono: 5208 3200 EXT. 1903
Horario: de lunes a viernes de 9:30 a 13:30 horas



http://aham.arquidiocesismexico.org.mx

Inicio